Llegue a estos chicos cuando me puse a buscar una buena solución de “online project managment” y descubrí ya hace unos años la aplicación de Basecamp. Ya conocía varias de estas herramientas, pero cuando empecé a usar la de 37Signals me di cuenta que era justo lo que necesitábamos en la agencia. Una herramienta estable, extremadamente simple de usar, sin aplicaciones que nadie usa, entiende o necesita.

En el libro cuentan como rompen con muchos de los paradigmas a los que estamos acostumbrados, a los que nos enseñaron en la universidad y sobre todo a los que nos enfrentamos en el día a día de nuestro trabajo. Una interesante lectura no sólo para los que estamos trabajando en una agencia, sino para todos aquellos que quieren iniciar un negocio propio.

Me gusto mucho el video que voy pegar un poco más abajo, si lo hubiese visto antes, hubiese podido explicar mucho mejor porque es general en marketing “menos es más”,  sobre todo cuando se tiene una campaña con un objetivo claro y medible en tiempo real, como son en general las campaña digitales.

Hace un par de años hicimos un campaña donde le pedíamos a los usuarios hacer sólo una cosa y además los guiábamos muy bien hasta que lo lograrán, la campaña fue un éxito y no lo analizamos mucho (como en general pasa cuando las cosas andan bien).  Al año siguiente dijimos: “hey! Llevamos esto a otro nivel, ahora démosles a los usuarios muchas más alternativas, más funciones, que puedan hacer esto y aquello, que además el sitio sea relevante para varios targets diferentes y bla bla bla…”. Lanzamos entonces la segunda versión y estábamos convencidos de que todo iba a ser mejor, pero, como ya debes imaginar, todo fue para peor, mucho peor! Las razones del fracaso, están en el siguiente video.

Lección aprendida!

Podría decir que este 2010 es el año donde el trabajo de evangelización sobre los medios digitales llegó a su fin. Dónde antes encontrábamos escépticos, ahora encontramos creyentes, pero en realidad es mucho más, ahora nos encontramos verdaderos apasionados, con mucha presión por hacer cosas y sobre todo con la necesidad de poder demostrar resultados instantáneos. Basta con navegar un poco y ver muchos nuevos anunciantes con pauta, cosas buenas, cosas malas, pero lo importante es que se están moviendo y aprendiendo mucho en el proceso.

Lo que me motivó a escribir este post, es la sensación de estar viviendo el tan esperado tipping point de la industria y ver una clara “fiebre del oro” en todos los que tienen que algo relacionado al mundo digital.

Hace un tiempo atrás me tocó participar de un típica reunión de marketing donde los temas principales a revisar eran los avisos de prensa que se iban a publicar, el material para el punto de venta, el guión de un comercial, etc. Confieso que ha pasado muchísimo tiempo desde que no estaba presente en una reunión con foco en dichos temas y se me había olvidado un poco como eran.

Lo que me llamó profundamente la atención y motivo este post es la enorme cantidad de tiempo que todos los participantes invertían en emitir juicios de valor sobre temas como por ejemplo la tipografía usada en el aviso, la grafica, si la foto A era mejor que la B y muchos temas de esa índole. Por supuesto cada cambio solicitado requiere un retrabajo del equipo creativo, una nueva reunión para revisar y así sucesivamente hasta lograr el esperado “visto bueno”.

Mi pregunta es: ¿tiene sentido invertir todas esas horas y los costos involucrados en tratar de optimizar algo de lo cual nunca se sabrá si fue mejor que la versión original? ¿Cómo saber si el aviso de prensa A (el presentado originalmente) tiene mejores resultados que el B si nunca se lo mide? ¿Cómo puede la agencia defender su propuesta si no tiene manera de asegurar su efectividad?

Desde que en las campañas digitales aplicamos casi constantemente los testeos de versiones, nos damos cuenta de cómo por ejemplo un cambio en el “call to action” de un botón nos puede traer mejoras increíbles (he visto casos con más de un 100% de incremento  en la tasa de conversión) y muchas veces, la versión más efeciva no es la que tuvo el visto bueno inicial.

Por lo tanto, sino se puede medir, ¿tiene sentido invertir tanto en algo que quizás o probablemente sea peor que la versión original?